Imprimir

Izquierda Unida presenta una moción exigiendo un plan contra la pobreza energética.

Durante la mañana de hoy martes 24 de Enero, desde Izquierda Unida hemos presentado en el registro general del Excmo. Ayuntamiento de Lora del Río una moción para debatir en el próximo Pleno ordinario exigiendo un plan contra la pobreza energética con el objetivo de garantizar el derecho de la ciudadanía a los suministros básicos del hogar que permita identificar, prevenir y corregir las situaciones detectadas.

En dicha moción exigimos un cambio del marco legislativo encaminado a que la electricidad, su producción, distribución y comercialización, “estén al servicio de la ciudadanía y posean un carácter social” y, en concreto, para prevenir la pobreza energética, regulando el sistema de suministros básicos del hogar e incluyendo mecanismos que primen el ahorro y penalicen el consumo ineficiente, garantizando que las tarifas no sean objeto de mercado, estableciendo precios sociales y elementos de fiscalidad energética favorables para las familias con bajos ingresos económicos.

Por otro lado, se pide la titularidad y gestión pública de las infraestructuras de distribución eléctrica, con ampliación del bono social a nuevas modalidades y una nueva tarifa para las instituciones públicas, y se exige al Gobierno central la modificación de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, estableciendo un IVA reducido para el precio del gas y la electricidad a nivel doméstico.

En Lora del Río los ingresos medios de un gran porcentaje de la población son los 426 euros del subsidio agrícola y la gran mayoría de jubiladas y jubilados son agrícolas y cobran la pensión mínima. De esta manera, la subida constante del precio de la luz hace que esto sea insoportable para la economía de muchas familias loreñas. Así pues, no podemos mirar para otro lado aquí en nuestro municipio sin intentar paliar en la medida de nuestras posibilidades estas situaciones originadas por la subida de la luz.

Desde Izquierda Unida tenemos claro que la estrategia clave para acabar con la pobreza energética pasa por la nacionalización de las eléctricas y gasísticas desde la consideración de servicio público de este sector frente a su actual status de suculento negocio para las grandes compañías de dichos sectores.